TRATAMIENTOS AGUA POTABLE

8 de April del 2014

La osmosis inversa garantiza el tratamiento desalinizador, físico y quimico y bacteriológico del agua. Las memgranas mediante las que funciona actúan como un filtro que retiene y elimina la mayor parte de las sales y admeás impiden el paso de bacterias y virus, con lo que se obtiene un agua pura.

Con la osmos inversa se pueden tratar aguas con un alto contenido de sodio, calcio, hierro, boro, etc. y se consigue obtener agua aceptable para su utilización.

La efectividad de la osmosis como sistema depurativo tien un gran porcentaje de efectividad aunque dependiendo del contaminante este porcentaje puede variar.

Este método de tratamiento de aguas tiene muchas aplicaciones en todos los campos de la industria, ya que es un sistema muy fiable con un bajo impacto ambiental y con el que se consigue un agua de buena calidad, sendo, a la vez, un sistema más económico que los métodos de tratamientos más convencionales.

El proceso de osmosis inversa consta de los siguientes pasos: 

  • Un microfiltro para eliminar los sedimentos de hasta cinco micras
  • Un filtro de carbón activo que reduce las sustancias químicas y mejora el olor y el gusto
  • El tercer filtro es de carbón activo y fosfatos y evita que el cloro llegue a la membrana, pues este elemento tiene un alto poder oxidante.

Debemos tener en cuenta que se den cambiar los filtros y la membrana cada cierto tiempo